Primavera, 2004

 


 
Versión PDF

La dimensión perdida de Roland Barthes

Por Robert Marty
Traducido del Francés por: Liliana Kremer
Revisado por: Teresa Castellanos


“Se encuentra en el mito del esquema tridimensional del cual
vengo de hablar: el significante, el significado y el signo”
Roland Barthes.

Robert Marty
Professeur de Sciences de l'Information et de la Communication de 1ère classe à l'Université de Perpignan. Directeur du Service Informatique. Doctorat d'Etat és Lettres et Sciences Humaines. Doctorat d'Etat és Sciences Mathématiques. Diplôme d'Etudes Supérieures Mathématiques. Licence de Mathématiques. http://www.univ-perp.fr/see/rch/lts/marty/marty.htm

Allí donde las flechas representan las determinaciones y las líneas representan la relación triádica.
Es interesente jugar con la correspondencia dentro del otro sentido (del signo peirciano hacia el signo barthesiano). Por ejemplo, ahoradiremos que el concepto de pasión determina en general (i.c. en nuestra cultura occidental) que las rosas rojas produzcan la totalidad del concepto de pasión y de rosas particulares para la persona a las que le sonofrecidas, esta totalización esta siendo, al final, una “pasionalización” de las rosas. Barthes no esta muy lejos de esta concepción cuando, luego de haber evocado a Merleau- Ponty y Brondal en relación al sujeto de la praxis lingüística, declara que la Lengua “es el tesoro depositado por la práctica de la Palabra en los sujetos pertenecientes a una misma comunidad”(ES, p.87).Si sabemos, además que el mito ha sido siempre para él una “parole” (ME, p.193)aparece claro que el concibe la relación de significante-concepto “pasión” al significante-palabra “rosas” como un momento dialéctico de re-vuelta de la praxis, capitalizado dentro del concepto, hacía un mundo en el cual ella instituye la significación. Es la razón por la cual yo , de mi parte le doy el estatuto de institución (en el sentido dialéctico quetieneen el Análisis Institucional) a la relación de determinación de una representación por el objeto que él representa.

Encontramos, además, bajo la escritura de Barthes y de una forma muy explícita esta dialéctica desde el comienzo de los Elementos de la Semiología:
“La lengua es un contrato colectivo, al cual, si lo queremos comunicar es necesario someterlo en bloc (...) ; es porque la lengua es un sistema de valores contractuales (...) quese resiste a las modificaciones del individuo solo y que en consecuencia ella es una institución; (...)” Frente a la lengua, institución y sistema, la palabra es esencialmente un acto individual de selección y de actualización” (ES, p,86)
Tocamos aquí con las manos cuán adecuada esla formulación triádica a para modelizar con exactitud el funcionamiento dialéctico y se muestra cuánto va a restringira Barthes el corsétdel binarismo, para librarse de las contorsiones teóricas y prácticas cada vez que él quiera expresar su sentimiento profundo. Es en este espíritu que yo empaquetaría el paso a Barthes abordando con él la cuestión del mito “ese sistema semiológico secundario” (MA, p. 199) esta “palabra robada y devuelta” (MA, p.211), pero “devuelta despolitizadamente” (MA, p.230) en la sociedad burguesa.

EL MITO REVISITADO

“Todo pasa como si el mito desacuñara con una incisión al sistema formal de las primeras significaciones” (MA, p 199): esta frase anodina contiene en germen la visión barhesiana de las formas específicas por las cuales la ideología burguesa, donde el se agrega para desmontar los mecanismos, transforma la cultura en naturaleza. Para dar cuenta de esta “translación” él adapta un esquema (MA p.200)

Página siguiente

     
ir arriba
     
páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22