Primavera, 2004

 


 
Versión PDF

La dimensión perdida de Roland Barthes

Por Robert Marty
Traducido del Francés por: Liliana Kremer
Revisado por: Teresa Castellanos


“Se encuentra en el mito del esquema tridimensional del cual
vengo de hablar: el significante, el significado y el signo”
Roland Barthes.

Robert Marty
Professeur de Sciences de l'Information et de la Communication de 1ère classe à l'Université de Perpignan. Directeur du Service Informatique. Doctorat d'Etat és Lettres et Sciences Humaines. Doctorat d'Etat és Sciences Mathématiques. Diplôme d'Etudes Supérieures Mathématiques. Licence de Mathématiques. http://www.univ-perp.fr/see/rch/lts/marty/marty.htm

Nos parece que seimpone una extensión de la correspondencia, entre, por un lado, el significado y el objeto inmediato y por otro, entre EL SIGNIFICADO y el objeto dinámico, entendiendo que esta correspondencia es restrictiva a los casos donde esostérminos representen conceptos, como se indica anteriormente. En efecto, el significado como el objeto inmediato relevan ambos, la denotación. Lo hemos visto por Barthes y lo constatamos por Peirce, la denotación de un término (que él llama “aplicación”) es la colección de objetos a los cuales él se refiere(CP, 2.431) lo que es literalmente la extensión de un concepto mientras que la connotación (que él llama “significación”) ”son todas las cualidades que él indique” (en otros términos todas las cualidades de las cuales él es predicable). La extensión del concepto “Francia” contiene la bandera tricolor y el uniforme reglamentario que él gobierna (por los textosoficiales, además); en las circunstancias históricamente datadas de la producción de la cobertura de Paris-Match él indica (es decir señala con el dedo) todas las cualidades de ser una potencia colonial (hoy nosotros diríamos “de haber sido una potencia colonial”). Ese dedo señalador muestra efectivamente un afuera del signo pero un adentro que lo determina a través de la atribución de sus cualidades a los objetos de la extensión de conceptos que lo constituyen. Podríamos extender este razonamiento a una proposición que describe un estado de cosas o a una quasi- proposición (la cobertura de Paris- Match es en términos peircianos una quasi– proposición o lo que se dice del signo (dicisigne) en la cual los términos denotan los objetos de una extensión y los predicados las relaciones entre esos objetos, el conjunto sería supuestamente homogéneo a uncierto estado de cosas que pretende representar. En el caso de cobertura los principales términos son la bandera y el negro (está también el medio ambiente) y el predicado se encarnaen las relaciones espaciales (proxémia, dirección de la mirada...) que constituyen lo que Barthes, hablando del mito, le da también una significación, “un sistema ideográfico (representativo) puro” (MA, p.213). Podría multiplicar las correlaciones entre las múltiples caracterizaciones y comparaciones utilizadas por Barthesen sus descripciones del mito, todas confluyen a fortalecer esta idea de que el mito consiste en una determinación “naturalizada” del significado para lo SIGNIFICADO.
Integrando la relación de determinación dentro del esquema de la figura 6 (que recordemos, es el resultado de una transcripción de la concepción barthesiana) obtenemos:

 

Y descubrimos entonces que la relación de determinaciones notadas adentro de la figura 6 no sería otra cosa que la cadena asociativa de las relaciones de determinación del Objeto Inmediato (que es, pues identificado con el Objeto) por el objeto dinámico (que es identificado con el OBJETO). Volviendo, rápidamene hacía Barthes nosotros obtenemos un esquema de funcionamiento del mito “con determinaciones”.

 

Este último esquema hace aparecer con claridad los dos niveles de acomodación de los que habla Barthes como el encajedel signo de denotación dentro del SIGNO de connotación o mito. El pasaje del SIGNIFICANTEque es “consumido” por el lector de mito al signo, necesita una de-construcción que revele su fabricación, la cual consiste en sugerir cualidadesen puntuaciones por debajo(literalmente: el consumidor del mito de la imperialidad sigue inconscientemente la mirada del negro que entrena fuera de las condiciones históricas y sociales que han fundado el imperio colonial). El productor del signo produce las minúsculas del diagrama sabiendo que ellas ponen sobre las MAYÚSCULASlo que determinarán los efectos reales del signo y alimentarán el consumo del mitófago, mientras que el mitólogo – semióclasta descripto, hasta que hacer se pueda, pondrá las minúsculas bajo lasMAYÚSCULAS. Se encontrarán allí las prácticas observables dentro de un supermercado: la mayoría de los consumidores llenan sus carritosdeterminados por la percepción delpackaging(que, por otro lado moviliza las MAYÚSCULAS en cantidad) que señalalas cualidades de los productos (atribuidas por la publicidad y el marketing). El consumidor “advertido” hace el esfuerzo de leer lasetiquetas que indican la composición exacta del producto y organiza sus conductas de compra sólo a partir de esas indicaciones. Puede jugar al mitólogo pues, en el tema del consumo, la ley protege al consumidor ofreciéndole la posibilidad de acceder a una descripción detallada de los contenidos. No es el caso para el consumo de los mitos no alimentarios: ninguna ley obliga a agregar a un discurso político las indicaciones de los ingredientes que utiliza ni

Página siguiente

     
ir arriba
     
páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23