Primavera, 2004

 


 
Versión PDF

La dimensión perdida de Roland Barthes

Por Robert Marty
Traducido del Francés por: Liliana Kremer
Revisado por: Teresa Castellanos


“Se encuentra en el mito del esquema tridimensional del cual
vengo de hablar: el significante, el significado y el signo”
Roland Barthes.

Robert Marty
Professeur de Sciences de l'Information et de la Communication de 1ère classe à l'Université de Perpignan. Directeur du Service Informatique. Doctorat d'Etat és Lettres et Sciences Humaines. Doctorat d'Etat és Sciences Mathématiques. Diplôme d'Etudes Supérieures Mathématiques. Licence de Mathématiques. http://www.univ-perp.fr/see/rch/lts/marty/marty.htm

 

“...un representante (signo) es todo lo que determina alguna cosa de otra (su interpretante) para re-enviar a un objeto al cual el mismo reenvía (su objeto) de la misma manera el intérprete deviene vuelve a su turno un signo y así sigue, hasta el infinito” (CP, 2.303)
Si miramos la línea “peirciana” del esquema de la figura 17 constataremos que ella contiene tres interpretantes, los cuales, olvidando la conversión de representante lingüístico se ordenan como sigue: intérprete intérprete INTERPRETE y en la línea “barthesiana”, le corresponde la secuencia: signo Signo SIGNO.
El primer término de cada frecuencia es extraído del sistema real, el segundo del sistema terminológico, el tercero del sistema ideológico. Este examen muestra que el pasaje por el interprete lingüístico puede ser considerado como un paso efectuado hacía el INTERPRETE ideológico, un paso que aproxima sin afectarlo realmente, lo que es totalmente coherente con el hecho que el determinante que gobierna el conjunto de la secuencia es el OBJETO (dinámico) del cual hemos visto que estaba fuera del signo y que podríamos acceder a él gracias a la sugestión de el objeto (inmediato). En síntesis el pasaje por la lingüística es un inicio de ideologización del sistema real. Esto nos permite sostener que la observación directa de la moda dentro de los lugares de práctica social es el único medio de acceder al sistema real después de unaeventual “decriptación” exitosa. En efecto, el análisis del discurso de la moda no puede librarse del sistema real porque él se representa de forma evidente por el esquema que presentamos a continuación en el cual lo real ha desaparecido con el significante y sus colaterales, el significado y el signo: Haciendo una transposición al dominio del gusto tocamos todavía más de cerca la distancia metodológica cometida por Barthes; un artículo sobre la de degustación de un vino no le dará acceso a la “significación” del vino, la que sólo su consumo puede revelar.
Es tentador a este punto, observar los tres interpretantes evocados mas arriba con los tres interpretantes del signo hexádico cuyas denominaciones, las más conocidas, son inmediato, dinámico y final, pero encontramos, también emocional, enérgico y lógico e incluso otras denominaciones (explicito, destinado, último...). Entraríamos así, en un dominio donde las querellas están aún demasiado vivas y las denominaciones de “santurronerías (bigoterie) peircianos” son aún bastante frecuentes. Es la razón por la cual interrumpiremos nuestra investigación sobre la correspondencia contentándonos con señalar que el número de intérpretes que han aparecido dentro de nuestra explicación de los Elementos de semiología son todavía tres.

 

 

CONCLUSIÓN:

Sabemos con que fuerza Barthes denunció la tiranía del lenguaje aprehendido como una institución que sirviendo al hombre lo constriñe a hacer uso de él. Y sin embargo, en esta evolución teórica él ha llegado hasta a cortarse un brazo para liberarse los pies y las muñecas ligadas a la tiranía que él mismo denunciaba... Dejo a los especialistas de la “psicología de las profundidades” el cuidado de interpretar para determinar si se trataría de un caso clásico de el “amor al torturador” o bien si hay que ubicar esto en la cuenta de su deseo desenfrenado de novedad o de su voluntad de quedar inclasificable tomando a contra corriente las futuras clasificaciones o toda otra adjudicación más o menos plausible. Por mi parte, he querido mostrar el sentido de esta evolución caracterizada por la pérdida de la dimensión del signo como “total asociativo” que, transpuesto en la teoría peirciana, se encuentra en posición de intérprete. Se encierra dentro del binarismo, y se restringe a abordar todos los objetos de conocimiento que le son dados con los juegos de oposiciones, un abuso característico de la metáfora bidimensional de “plano”, de la vaga noción de “sistema” cuyos postulados no lograron liberar la composición binaria. La primera consecuencia fue claramente la exclusión del sujeto, único lugar y única instancia donde puede elaborarse el total asociativo, y que fue tomado encuenta desde los orígenes de su reflexión teórica dentro del Mito Hoy. Muy pronto esta lógica epistemológica que mejor que nadie él empujó a su términos, al extremo, lo condujo a la inversión de la proposición saussuriena para terminar en la postura “poética” como último refugio. Una postura que jamás abandonó y por algo: la exclusión o el abandono obligado del sujeto- intérprete del plano teórico debía ser compensado dentro de su obra literaria. Interrogado sobre su lugar de escritor o de crítico, es decir de productor o de intérprete de signos, él se evadió definiéndose a si mismo como una estructura, un “escribiente” que tiene la pluma con un mandato imperativo fijado por la estructura de su época. Esta estructuración del sujeto es una forma de hacer absorber este tercer término por una exterioridad ya estructurada dentro de la cual él encontraría “naturalmente” su lugar. Una vez encerrado en ese círculo dentro de esta estructura, él no saldrá más. Incluso su inconsciente tampoco escaparáy se encontrará “estructurado como un lenguaje”, porun otro que es diferente que él...
El Sistema de la Moda es ejemplo de este punto de vista: el lenguaje se re-envía a sí mismo dentro de un bucle infinitamente repetido. En efecto, es en este trabajo, verdadero bocado de bravura (S/Z es otro) en el que Barthes más ha cedido a la Moda del Sistema.

Página siguiente

     
ir arriba
     
páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23