Primavera, 2004

 


 
Versión PDF

La dimensión perdida de Roland Barthes

Por Robert Marty
Traducido del Francés por: Liliana Kremer
Revisado por: Teresa Castellanos


“Se encuentra en el mito del esquema tridimensional del cual
vengo de hablar: el significante, el significado y el signo”
Roland Barthes.

Robert Marty
Professeur de Sciences de l'Information et de la Communication de 1ère classe à l'Université de Perpignan. Directeur du Service Informatique. Doctorat d'Etat és Lettres et Sciences Humaines. Doctorat d'Etat és Sciences Mathématiques. Diplôme d'Etudes Supérieures Mathématiques. Licence de Mathématiques. http://www.univ-perp.fr/see/rch/lts/marty/marty.htm

Él vuelve más adelante (ver el exergo), a hablar del “esquema tridimensional”. Mostraré en detalle que esta formulación expresa sin ninguna reserva posible que estos tres términos están en una relación triádica auténtica, según el sentido que le adjudica Peirce. Ella muestra sin ambigüedad que nuestros dos “desmontadores de bosques”, si no parten quizás del mismo punto, ambos utilizan, al menos en una primera aproximación en lo que concierne a Barthes, una herramienta conceptual triádica.
Siempre hemos percibido a Barthes, y de una cierta manera Barthes se ha percibido a sí mismo, como un pensador binario, aunque él ha expresado en múltiples ocasiones dudas sobre la validez universal del binarismo. La puesta en perspectiva histórica de su recorrido intelectual nos dará una explicación. Pero antes quiero mostrar cómo se puedeformalmente “caer de la tríada a la díada” en todo momento, lo que constituirá el principio de explicación esencial de las diferencias observadas en los itinerarios de Barthes y de Peirce, respectivamente.

BAJO LA TRIADA , LA DIADA 

Siempre se opuso la semiótica de Peirce a las semiologías “europeas” que surgieron de los trabajos de Saussure, Hjemslev, Greimas y de muchos otros, invocando una radical incompatibilidad entre la triadicidad de la primera y el binarismo o diaderismo de los segundos. Sin embargo esta incompatibilidad es, al menos en el plano formal, menos radical que lo que parece, en la medida en que toda tríada presupone lógicamente tres díadas (y accesoriamente tres monadas). En efecto lo que une tres cosas, unidas a fortiori todas las parejas (exactamente tres) de dos de entre ellas que podamos formar, es una constatación de evidencia. Esta observación abre sobre dos

posibilidades simétricas: una consiste, por un simple olvido, autocensura o rechazo de uno de los tres términos en la relación, recayendo del triadismo hacia el binarismo; el otro, se expresa en un sistema binario maniatando implícitamente un tercer término “presente-ausente”, un poco como se hace en geometría en donde se puede decir que es “el arte de razonar solo sobre falsas figuras”, una práctica sistematizada de una cierta manera por Monge en su geometría descriptiva. La representación plana de escenas espaciales que han preocupado a los artistas desde la noche de los tiempos muestra con cuanta facilidad se puede producir en el espíritu del sujeto que percibe una dimensión suplementaria. Se puede, entonces, razonar aparentemente sobre elementos bidimensionales pero las operaciones del espíritu llevan, de hecho, sobre los objetos del espacio a las tres dimensiones. La geometría descriptiva , por ejemplo, necesita la puesta en marcha de una operación mental que consiste en relevar el plan rebatido para reconstruir el objeto espacial. Tenemos aquí, un caso particular de un fenómeno mucho más general: toda adicionalidad (sumatoria), es decir toda totalidad compleja resultante de la cooperación de n instancias, dado que ellas están presentes a un espíritu e incorporadas – de hechomismo- en una adicionalidad aumentada de una unidad, es decir, más precisamente, dentro de un fenómeno que es producido por la cooperación de las mismas instancias n a las cuales hay que agregarles la determinación del espíritu con las cuales ellas son colectivamente presentadas y quien las piensa en conjunto, constituyendo una nueva totalidad que incluye la precedente. Es, en cierta forma lo que dice Jean Giono cuando escribe: “Me he esforzado de describir el mundo notal cual es, sino tal como el es cuando yo me agrego.

Página siguiente

     
ir arriba
     
páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22